La salida de Labor Cualificado

2.3.3. Las Naciones Competidoras

Por debajo hay unos párrafos que explican exactamente lo que me gustaría decir.  Por ende, escribiré un artículo más para terminar con este asunto.  Yo puse el énfasis en algunas frases a través del texto por colocarlas en negro.

En relación a otras naciones competidoras europeas (y más tarde en relación a Estados Unidos), Inglaterra no pudo usar las descaradas medidas mencionadas anteriormente para tomar distancia.  En lugar de ello, se concentró sobre todo en impedir la salida del país de sus tecnologías de nivel superior, aunque esas medidas no siempre resultaron eficaces.

Hasta mediados del siglo XIX, cuando la maquinaria empezó a incluir tecnologías clave, el medio de transferencia tecnológica más importante era el movimiento de trabajadores cualificados, que encarnaban la mayor parte de los conocimientos tecnológicos.  En consecuencia, los países menos avanzados intentaban contratar trabjadores cualificados de los países más avanzados, especialmente de Inglaterra, y también hacían regresar a los suyos que estaban empleados en establecimientos en esos países.  Esto a menudo se hacía mediante un esfuerzo concertado, orquestado y apoyado por los gobiernos de los países menos avanzados, en tanto que los gobiernos de los más avanzados hacían todo lo posible por impedir esas migraciones.

Tal como se ha mencionado (apartado 2.2.4), fue gracias a los intentos de Francia y otros países europeos de contratar trabajadores cualificados a gran escala por lo que en 1719 Inglaterra se vio finalmente obligada a introducir una prohibición a la emigración de trabajadores cualificados, particularmente a los sometidos a “soborno” o a los intentos de contratar trabajadores cualificados para empleos en el exterior.  Según esta ley, el soborno era punible con multas e incluso con la cárcel.  Los trabajadores emigrantes que no volvieran a casa en un plazo de seis meses tras haber sido advertidos al respecto por un funcionario británico acreditado (generalmente un diplomático establecido en el extranjero) perdían sus derechos a poseer tierras y bienes en Inglaterra, y se les retiraba la ciudadanía.  La ley mencionada específicamente industrias tales como la lana, el acero, el hierro, el cobre y otros metales, así como la relojería: en práctica, sin embargo, cubría todas las industrias.  La prohibición a la emigración de trabajadores cualificados y al soborno se mantuvo hasta 1825.

Posteriormente, a medida que las tecnologías se materializaban cada vez más en maquinaria, la exportación de máquinas pasó a estar sometida al control gubernamental.  En 1750 Inglaterra introdujo una nueva ley que prohibía la exportación de “herramientas y utensilios” de las industrias de la lana y de la seda, reforzando al mismo tiempo los castigos al soborno de trabajadores cualificados.  Más tarde se amplió y reforzó esta prohibición a través de la legislación.  En 1774 se introdujo otra ley para controlar las exportaciones de maquinaria de las industrias del algodón y del lino.  En 1781 se revisó la ley de 1774, y la expresión “herramientas y utensilios” se sustituyó por “cualquier máquina, motor, herramienta, prensa, papel, utensilio o implemento”, lo que reflejaba la creciente mecanización de las industrias.  En 1785 se promulgó la Ley de Herramientas para prohibir las exportaciones de muchos tipos de maquinaria diferentes, incluyendo también una prohibición al soborno.  Esta prohibición se relajó en 1828, cuando William Huskisson, un destacado partidario del libre comercio, era presidente de la Oficina de Comercio, y fue finalmente abolida en 1842.

Hasta el siglo XVII, cuando se convirtieron en uno de los líderes tecnológicos mundiales, los Países Bajos asumieron una actitud extremadamente abierta en relación al acceso de los extranjeros a sus tecnologías.  Sin embargo, esta actitud, tanto a nivel de empresas como de gobierno, cambió cuando su predominio tecnológico empezó a estar cada vez más erosionado, y en 1751 el gobierno acabó por promulgar una ley que prohibía las exportaciones de maquinaria y la emigración de trabajadores cualificados.  Desafortunadamente, la ley tuvo mucho menos éxito que la del Reino Unido, y prosiguió la salida de trabajadores cualificados y de maquinaria.

p.103-104 de _Retirar la Escalera_ escrito por Ha-Joon Chang.

Hay algunos asuntos básicos a través del pasaje y el libro:

  • el rol de cuidadanía para controlar los flujos de personas en el pasado
  • el descontrole de los países pequeños sobre el despliegue sus posiciones económicos en el mundo, después de implementar una política de comercio libre al extremo, o sea pues adoptar una política radicalmente abierta, sin tener consideraciones para los beneficios y necesitidades de sus pueblos
  • el escassez implicado por el término “trabajo cualificado” y las surgencias implícitas que todo el demás será “no cualificado” y por lo general, no será bien remunerado por su esfuerzo.

Algunos temas que serán expandidos adelante:

  • el nuevo rol de deuda para retener “trabajo cualificado”
  • la cotización del dólar y su papel para mantener fijo el nivel de endeudamiento de labor cualificado en los centros económicos de la planeta.
Advertisements

One response to “La salida de Labor Cualificado

Leave a comment - Deja un comentario - Deixa o seu comentário

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s